trucos blogger

martes, 11 de septiembre de 2012

La leyenda del Octavio

La historia de Octavio es el clásico relato de un barco fantasma.
Aunque actualmente se lo considera una simple leyenda no deja de ser realmente atractiva y singular. La historia se remonta al año 1775, cuando se dice que un ballenero llamado el Herald se tropezó con el Octavio flotando sin rumbo frente a las costas de Groenlandia, con sus velas desechas y cubierto de escarcha brillaba curiosamente bajo el sol.
En un bote, Warren el Capitán del ballenero, se acerco al barco en cuya proa bajo la capa de hielo se leía Octavius. Desde
el bote se llamo a la tripulación pero solo escucho crujir la madera y el silbido del viento entre las deshilachadas velas. Con algunos de sus hombres el Capitán subió a bordo y al no hallar a nadie en cubierta se dirigió a los camarotes donde encontró congelada a parte de la tripulación y pasajeros, los cuales estaban en perfecto estado de conservación debido al intenso frío, lo mismo ocurrió en la cabina del Capitán, el cual, sentado a su escritorio tenía el libro de bitácora entre sus manos.
 Por medio de este, supo que partieron en septiembre de 1761 de Inglaterra rumbo a China, hacía 14 años, El último registro era de 1762, indicando que habían quedado atrapados en el hielo en la costa septentrional de Alaska, en el punto que separa los dos mares marginales del océano Ártico y que se encuentra libre de hielo solo dos meses al año y algunas veces. Por esto se deduce que el Capitán había estado buscando el legendario Paso del Noroeste, la ruta más corta entre el Atlántico y el Pacifico para evitar de tener que ir hasta el Estrecho de Magallanes en su regreso. Por cientos de años se busco un paso más corto que recién se encontró en 1854 por Robert McClure, aunque una parte no la hizo navegando; recién ahora debido al satélite Envisat se puede ver abierto debido al calentamiento global.

Fuente y agradecimiento: Instituto Browniano.

No hay comentarios: